Home.

IMÁGENES DE CALAVERAS

la misión de esta web especializada a imágenes de calaveras es guiar al usuaria atrevas de internet ofreciéndole todas las alternativas al momento de buscar ilustraciones o imágenes relacionadas con calaveras ya sea para proyectos de diseño ,personales o simplemente decoraciones manuales y por que no solamente un wallpaper .

El material de este portal es ideal para trabajar en colaboración de pinterest cada ves que emprendas un proyecto seria ideal combinar con el plugin de pinterest para ordenar las obras que mas te gusten en tableros.

Hay miles de portales dedicados al arte e imagen y las calaveras no son la exepcion elegidas por muchos artistas e ilustradores al momento de crear una obra , por lo cual su trabajo es compartido en redes sociales y portales web los cuales te iré mostrando para que veas los diferentes estilos

Al momento de buscar una imagen nos perdemos en la red o por no conocer ciertos sitios especializados en arte e ilustraciones nos conformamos con los primeros resultados del buscador . 

 

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Continuando con esta novedad unidad de “la leyenda de los tatuajes”, dedicada a revelar la historia y el implicado de aquellos tatuajes académicos que jamás pierden protagonismo entre los diseños más populares, actualmente vamos a saber la historia de los tatuajes de calaveras. Además, por si tal vez estas pensando en hacerte un esquema de este tipo, te dejamos algunos planes útiles. Las calaveras: antiguos símbolos de la muerte A lo largo de toda la fábula de la humanidad, las calaveras han ocupado un sitio importante en el supuesto de todas las mayorías. Sea cual sea la cultura a la que nos refiramos, históricamente, las calaveras estuvieron y están relacionadas con la muerte en algún sentido. Como un símbolo cultural, desde los antiguos ceremoniales en las aldeas más primitivas a las diversas especializaciones del arte; desde el Hamlet de Shakespeare a las pinturas de Claesz u ocultas en las de Gilbert o el verdadero Dalí (entre otros tantos) al arte callejero de los graffitis encubiertos o los tatuajes de nuestros días, los cráneos y las calaveras siempre estuvieron presentes. Los antiguos bucaneros lo utilizaban para simbolizar el peligro de defunción y actualmente, seguramente si ves una señal de expectante que incluye un cráneo te alejaras de adyacente y no te atreverías a beber de una vasija que tuviera este fundamento. ¿no es mismamente? En realidad es algo en gran medida simple y casi que involuntario: una calavera o un cráneo es el semblante de la parca misma. Incluso si lo buscamos en el diccionario, lo encontramos como el grupo de huesos que forman la cabeza no obstante despojados de la piel y la carne. ¿y qué es la vida sino la carne? Un cráneo es dado que una estructura que una vez albergó la carrera luego más allá de todo lo que se pueda decir, el hecho de que se negociación de poco encantador así como su gran atractivo estético o visual es irrefutable. Nuestro cerebro así lo reconoce y basta con examinar una mínima sección de un cráneo para reconocerlo como tal, como los restos de lo que alguna sucesión fue un morro humano. Así que a más de la muerte en sí, podríamos sostener que incluso representa la condición mortal, quebradizo, efímera y finita del ser humano. Justamente, hay quienes utilizan este símbolo para representar esa condición; a sucesiones de faceta exquisita e incluyendo frases como la del latín Memento mori, en otras palabras como un regalo de la mortalidad. 

 

Aclaración semántica[editar]

 
Dibujo de Leonardo Da Vinci que muestra el endocráneo.

El esqueleto de la cabeza, o macizo esquelético neo-facial, es el conjunto de los huesos del cráneo (ossa cranii PNA) y los huesos de la cara (ossa faciei PNA), conocido como calavera en términos coloquiales, aunque anatómicamente es la cabeza ósea, siendo el cráneo una parte de la cabeza. Es común que cráneo designe a la totalidad de la cabeza ósea, lo cual es impropio en el estudio de la anatomía. Sin embargo, en otros ámbitos (embriologíabiología, etc.) se considera el cráneo como sinónimo de esqueleto de la cabeza.

La distinción entre cráneo y cara es muy clara: el cráneo aloja el encéfalo fundamentalmente el –neurocráneo-, mientras que la cara presta inserción a los músculos de la mímica y de la masticación y aloja algunos de los órganos de los sentidos. El cráneo cumple una función muy importante, ya que se preocupa de contener todo el sistema nervioso central, con excepción de la médula.

Huesos del cráneo[editar]

El cráneo es el esqueleto de la cabeza y diversos huesos constituyen sus dos partes: el neurocráneo y viscerocráneo. El neurocráneo es la caja ósea del encéfalo y sus cubiertas membranosas. En un adulto, está formado por una serie de ocho huesos: cuatro impares centrados en la línea media (frontaletmoidesesfenoides y occipital) y dos series de pares bilaterales (temporal y parietal). Los huesos del denominado neurocráneo en conjunto conforman otras dos estructuras anatómicas: Los huesos frontal, parietales y occipital suelen conformar una estructura de techo parecido a una cúpula, denominada calvaria o bóveda craneal, mientras que el hueso esfenoides y temporales forman parte de la base del cráneo. El viscerocráneo, también llamado esqueleto facial, constituye la parte anterior del cráneo y se compone de los huesos que rodean la boca (maxilares y mandíbula), la nariz/cavidad nasal y la mayor parte de las cavidades orbitarias. Éste consta de 15 huesos irregulares: tres huesos impares centrados (mandíbulaetmoides y vómer) y seis huesos pares bilaterales (maxilarcornete nasal inferiorcigomáticopalatinonasal y lagrimal). Los maxilares y la mandíbula albergan los dientes, o de otra forma dicho, proporcionan las cavidades y el hueso de sostén para los dientes maxilares y mandibulares. Los maxilares forman la mayor parte del esqueleto facial superior, fijado a la base del cráneo. La mandíbula forma el esqueleto facial inferior, siendo éste de carácter móvil al articularse con la base del cráneo en las articulaciones temporomandibulares.1

Regiones craneales[editar]

 
Vista en tres dimensiones de un cráneo de ratón.

El cráneo, como cavidad, puede ser considerado desde el interior de esa cavidad como endocráneo, o desde el exterior como exocráneo. A su vez, en conjunto, se puede dividir mediante una sección horizontal que pase por la eminencia frontal media y por la protuberancia occipital externa, en dos porciones:

Esta división no es tan arbitraria. Parte del diferente origen embriológico de las estructuras óseas: osificación endocondral para los huesos de la base craneal, y osificación intramembranosa para los huesos de la calota.

La bóveda está formada por el frontal (parte vertical), los parietales, las escamas de los temporales y el occipital (parte superior). Está cubierta por el cuero cabelludo; los huesos se unen por unas articulaciones llamadas suturas: sutura coronal o frontoparietal, entre el frontal y las parietales, sutura sagital o interparietal, entre los dos parietales, y sutura lambdoidea o parietooccipital, entre el occipital y los parietales.

Origen, desarrollo y crecimiento[editar]

Las estructuras cefálicas craneales se originan a partir del mesénquima proveniente de las células de la cresta neural y el mesodermo paraxial. Los huesos que forman el cráneo no tienen un mismo origen, por ello se hace la diferencia entre las regiones de la bóveda y la base craneal.

Neurocráneo membranoso – bóveda craneal

Los huesos de la calota son huesos planos de revestimiento. Se generan por el proceso de osificación intramembranosa a partir de placas de tejido conjuntivo fibroso (mesénquima) que rodean el encéfalo. De esta forma, centrífugamente, se desarrollan (osifican) huesos membranosos planos. Al momento del nacimiento, los huesos de la calota no están fusionados ni totalmente osificados, dejando espacios interóseos cubiertos por tejido fibroso (suturas y fontanelas).

Neurocráneo cartilaginoso (condrocráneo) – base del cráneo

Los huesos de la base craneal se desarrollan por el proceso de osificación endocondral a partir del condrocráneo, una estructura formada por varios núcleos cartilaginosos osteogénicos separados y extendidos por toda la región (condrocráneo precordal originado de la cresta neural, y condrocráneo cordal originado del mesodermo paraxial)

Fontanelas y suturas – Cráneo del recién nacido

Al momento del nacimiento, los huesos planos del cráneo no están completamente osificados y se hallan separados entre sí por espacios ocupados por tejido conectivo fibroso derivado de la cresta neural que contribuirá en el futuro a la formación definitiva de los huesos y a su articulación (sinfibrosis). Estos espacios son las suturas metópica, coronal, sagital y lamdoidea. En aquellos sitios donde se articulan más de dos huesos, las suturas son amplias y forman las seis fontanelas:

  • dos impares y medias: fontanelas anterior y posterior;
  • y dos laterales y pares: posterolateral (mastoidea) y anterolateral (esfenoidal).

Las suturas y fontanelas tienen importancia capital durante el parto, ya que admiten una mecánica de superposición entre las placas óseas del cráneo (modelado) que posibilita el paso de la cabeza fetal a través del canal de parto. Durante el puerperio, los huesos vuelven a su posición primitiva. Durante la niñez, la palpación de la fontanela anterior permite verificar la normalidad del desarrollo y osificación del cráneo así como también la presión intracraneana.

Crecimiento y consolidación

Las suturas y fontanelas tardan años en osificarse completamente y lograr la coaptación total entre las piezas óseas del cráneo. El crecimiento de los huesos de la bóveda que continúa hasta la adultez se hace a expensas del material fibroso de las suturas y fontanelas. Este mecanismo admite cierta complacencia de la caja craneal para el crecimiento del encéfalo y una adaptación acorde al desarrollo y crecimiento del macizo facial. La capacidad craneal completa se alcanza hacia los 6 años.

Articulaciones[editar]

Las articulaciones de los huesos craneales son sinartrosis, articulaciones inmóviles que fijan las piezas óseas entre sí por medio de cartílago (sincondrosis) o de tejido conectivo fibroso (sinfibrosis).

Aquellos huesos que forman parte de la base craneal, desarrollados por osificación endocondral, se unen entre sí a través de sincondrosis. Y los huesos procedentes de la bóveda del cráneo (y los huesos de la cara también), desarrollados a partir de esbozos de tejido conjuntivo, se unen entre sí a través de sinfibrosis o suturas (suturae PNA).

Según la configuración de las superficies articulares implicadas en la unión ósea, hay cuatro tipos de suturas (sinfibrosis) en el cráneo:

  • las suturas dentadas surgen de la unión occipital “por engranaje” de las superficies articulares. Es la articulación que une a los huesos frontal, occipital, parietal, esfenoides y etmoides (articulaciones fronto-parietal; parieto-parietal; parieto-occipital; fronto-etmoidal; fronto-esfenoidal) y articulaciones con el macizo facial (fronto-malar; fronto-nasal, etc.).
  • las suturas escamosas surgen de la unión de superficies rugosas y “talladas a bisel”. Es la articulación témporo-parietal.
  • la esquindilesis es la articulación del vómer (cara) con el esfenoides (cráneo), formada por la unión de una superficie con forma de cresta (cresta esfenoidal inferior) que encastra con una superficie complementaria en forma de ranura (entre las alas del vómer).
  • la sutura armónica se ponen en contacto superficies planas y lineales (entre los huesos de viscerocráneo (cara)).